Tiempo de lectura: 3 minutos

La mayoría de las personas utiliza de forma incorrecta el protector solar. Porque no lo usa a diario, porque no se lo aplica correctamente o porque se aplican muy poca cantidad. Como ya lo hemos hablado, la radiación solar es la culpable de muchos efectos secundarios negativos que pueden afectar nuestra salud.

Aquí te dejamos los tres mandamientos a los que no puedes faltar para mantener una piel sana y feliz:

1. Procurarás utilizar protector solar a diario sobre todas las cosas: seguramente tu mamá te lo ha repetido hasta el cansancio: ponte protector solar (y ahora también te lo decimos nosotros). Es fundamental para cuidar toda tu piel y en especial, la de tu rostro.

2. Deberás aplicar de nuevo el protector solar obligatoriamente: Recuerda que va perdiendo su efecto durante el día y es importante mantenerte protegido.

3. No escatimarás en producto, aunque tu vida dependa de ello: No te quedes corto ahorrando en bloqueador. Asegúrate de cubrir bien toda la superficie de tu piel con crema para garantizar la protección que necesitas.

Queremos ayudarte a que aprendas a cuidar y proteger tu piel correctamente. Sabiendo esto podrás tomar mejores decisiones a la hora de comprar y utilizar tu protector, por eso te recomendamos lo siguiente: 

  • Elige un protector solar adecuado para tu tipo de piel y que te sea más cómodo. Hoy en día existen productos en el mercado que ofrecen una combinación entre filtros químicos y físicos, puedes elegir el que más se adapte a ti a menos que tengas una condición en la que se recomiende uno u otro de manera puntual.
  • Opta por un protector que sea de “amplio espectro”. Esto quiere decir qué brindan protección contra los Rayos UVB + UVA.  
  • Asegúrate que tu protector solar tenga un factor de protección por lo menos de 30 ya que te protegen un 97% de las radiaciones solares. 
  • Resistente al agua no significa a prueba de agua. Ningún protector solar es a prueba de agua ni de sudor por lo que es importante volver a aplicarlo después de cada baño o de sudar. 
  • Aplica el protector 30 minutos antes de exponerte al sol para obtener mejores resultados, esto le da tiempo a tu piel de absorber el producto.
  • Limita tu exposición al sol. Todos queremos estar bronceados, pero intenta evitar los rayos solares especialmente al mediodía, cuando son más fuertes.
  • Y por último, pero no menos importante: Utiliza protector solar todo el año (por lo menos en el rostro).

Ahora que sabes el daño que causan los rayos solares en nuestra piel y a largo plazo, intenta construir el hábito. Tu yo del futuro te lo agradecerá eternamente.